2010 La mejor añada en la historia de Rioja y Ribera del Duero según los expertos.

14 noviembre, 2010

Hace ya tres semanas que terminaron de recoger las últimas uvas de la cosecha 2010,  Aún así, los expertos hablan ya de una cosecha de altísima calidad que ha sido muy mimada por la climatología y  sin daño alguno por plagas de importancia.



D.O. RIBERA

Ribera del Duero finaliza más tarde su vendimia e informes técnicos que Rioja, pero en espera de que se realice el balance definitivo, desde la denominación se informa que rondará los 70 millones de kilos. La uva recogida ha sido de una calidad altísima, presentando un buen equilibro y una muy buena sanidad.

Es de esperar por ello, que la campaña presente ofrezca vinos con y una gran concentración de color y un buen equilibrio, Con aromas, además de potentes a fruta negra en el caso de los futuros vinos jóvenes, mientras que en el caso de los vinos de crianza y reservas se espera que sean de los que podremos tomar durante muchos años por su gran equilibrio, su buena estructura y sus buenos niveles de PH.

Quienes evalúan vinos, puntúan, critican y analizan dicen que esta añada tiene un enorme potencial y yo estoy a la espera de poder comprobarlo, para lo cual hemos de esperar

D.O. RIOJA

El balance provisional de esta vendimia 2010 arroja un total de 400 millones de kg recolectados en las más de 60.000 hectáreas de viñedo productivo con que actualmente cuenta esta Denominación. De esta producción, la finalmente amparada por la D.O. ha sido de unos 370 millones de kg. de uva

El informe técnico realizado por el Consejo Regulador, indica que la evolución general del viñedo en la cosecha 2010 ha sido muy buena en el conjunto de la Denominación, ya que el ciclo se ha desarrollado sin incidencias significativas, tanto de tipo climatológico, como de plagas y enfermedades que hayan influido en la producción.

Este informe concluye indicando la excelente calidad del fruto vendimiado por lo que la cosecha 2010 ofrecerá vinos de extraordinaria calidad y que podría convertirse en una de las cosechas más importantes en los últimos años de Rioja.

Para comenzar a disfrutar de esta añada hay que esperar por lo menos hasta las Navidades para probar algún vino de la cosecha 2010, y serán  toda una excepción. Los reservas y gran reserva no llegarán hasta 2014 0 2017.

Los vinos jóvenes serán comercializados en su primer o segundo año de vida, que tradicionalmente pasaban de los depósitos a la botella, sin un periodo intermedio de crianza en barrica, y en los que priman la frescura y los aromas primarios procedentes de la uva. Podemos decir pues que la mayoría de vinos jóvenes de 2010 se comercializarán a partir de febrero de 2011.

Los vinos de crianza podremos verlos en el mercado como muy pronto en su tercer año de vida, después de pasar al menos un año en barrica (en el caso de los tintos) o seis meses (en el caso de los blancos). El resto del tiempo en general –depende de cada denominación- envejecen en botella antes de ser etiquetados. Puedo asegurar por ello que los primeros crianza 2010 comenzarán a verse a partir de octubre de 2012 y en su mayoría a principios de 2013.

Los vinos de reserva hasta ahora siempre han sido sometidos al menos a tres años de envejecimiento, aunque el periodo mínimo de permanencia en barrica coincide con el de los crianzas, un año. En el caso de los blancos, el periodo total de envejecimiento exigido se reduce a dos años, de los cuales medio año como mínimo debe ser en barrica. Tendemos pues que esperar a la navidad de 2013 para probar los primeros y a primeros de 2014 para tener una oferta mayor.

En la actualidad algunas bodegas consideran que estas categorías resultan demasiado rígidas, y proporcionan a sus vinos los periodos de crianza en barrica y de envejecimiento en botella que estiman más adecuados, renunciando a etiquetarlos como jóvenes, crianzas o reservas si no se ajustan a los tiempos de referencia establecidos por el consejo regulador.

Por último, los grandes reservas, se elaboran sólo en añadas con uva de gran calidad, como ha sido la cosecha 2010  y se etiquetan después de permanecer como mínimo dos años en barrica y tres en botella. Por tanto no podremos degustar estos excepcionales gran reservas hasta como mínimo el  2017.

Esto es así en líneas generales, ya que en zonas tan amplias, incluso en añadas no consideradas buenas ha habido zonas concretas que han dado muy buenos caldos.

Aún así, hablando con los expertos se ve que 2010 está  despertando el interés de todos los enólogos y promete ser una añada histórica.

Deja un comentario