Od Khuu es de los pocos ex concursantes de 'MasterChef' que se ha atrevido a abrir su propio restaurante tras pasar por el afamado programa. Lo ha hecho en Barcelona, la ciudad que le cautivó por su diseño y en la que cambió las agujas y los patrones por la cocina. Por eso, en La Jamonería de la Quinta, con tienda online en ibericodirecto.com,te traemos los caldos estilo mongol salidos de 'MasterChef'.

El mongol Od Khuu ha customizado a su manera aquello de «donde fueres, haz lo que vieres». Tras empaparse bien de la tradición culinaria española y demostrar cuánto la conoce en horario de máxima audiencia televisiva viene ahora a sacar las vergüenzas a cuantos dan la espalda a sus raíces en la mesa. Ya fuera por desconocimiento o por desinterés, Khuu percibió en sus minutos de gloria cómo el público e incluso muchos de sus rivales de plató conocían lo mismo del recetario español que del mongol (de Mongolia).

Nada más salir expulsado de MasterChef se propuso idear la fórmula con la que revalorizar platos de cuchara icónicos del país y hallar su nicho de mercado en la gastronomía actual. Desde el punto de vista conceptual, su Kitchen era necesaria y es innovadora. Todo un acierto en una Barcelona culinariamente diversa. Aún así, la cocina de Khuu en las Glòries debería reformular su imagen para atraer todas las miradas y convencer a los paladares de que un buen caldo puede concentrar la esencia del mejor de los platos.

En boles hondos y con tenedor y cuchara -¡aquí no quiero palillos!, espeta enseguida el cocinero-, Khuu propone sus versiones del cocido madrileño, del gallego y también, cómo no, de la escudella catalana. Pese a que ésta juega en casa, no es precisamente la que está más lograda. Tampoco es la más demandada estos días en que la gente viene de degustarla en casa. Es simplemente la que reinterpreta el cocinero afincado en Cataluña hace años.

Tiene su gracia que un mongol ofrezca como pocos el cocido madrileño en Barcelona. Khuu lo hace a su manera, con una de sus pastas caseras y un buen fondo. Esto es, siguiendo las costumbres de su cultura de origen. Od Khuu llega cada mañana al Glòries antes de que el centro comercial abra sus puertas para encender los fuegos ocupados por peroles repletos de productos frescos y condimentos envasados. El precio de sus caldos es tan asequible que por probar, tampoco pierde uno mucho. Hay quienes vienen a comer o cenar por una foto o un autógrafo del cocinero. Atento y solícito como es éste, evidencia así también el carácter de su tierra.

Fuente: http://www.elmundo.es/cataluna/2018/01/11/5a575f4322601d461d8b4633.html