Cuatro chefs quieren entrar en el Libro Guinness de los Récords con un menú que ofrecen en el campamento base del Everest, a 3.535 metros de altitud. Solo 10 comensales podrán disfrutar de la experiencia. Por eso, en La Jamonería de la Quinta, con tienda online en ibericodirecto.com,te contamos cómo comer en el restaurante más alto del planeta por 4.700 euros.

Muchas personas sufren mal de altura. Aunque éste no parece ser el problema de los cuatro cocineros que quieren entrar en el Libro Guinness de los Récords abriendo el primer restaurante en el campamento base del Everest, es decir, a 3.535 metros de altitud. La idea es dar de comer a solo 10 afortunados comensales, el número máximo para disfrutar de esta experiencia organizada a modo de pop up efímero.

A finales de mayo, los aventureros saldrán de la ciudad de Lukla, en Nepal, y llegarán a su destino tras ocho días de senderismo. Un camino que por la altitud requiere un gran esfuerzo físico y mental, aunque no será vivido en soledad, sino que cocineros y comensales participarán juntos de la experiencia. Además, elegirán juntos los ingredientes del menú. Una carta que constará de siete platos típicos de las localidades visitadas regados por vinos autóctonos.

El proyecto, conocido como Triyagyoni , nace para sensibilizar respecto a los recursos sostenibles de la zona y apreciar los ingredientes típicos de las poblaciones locales. Por otra parte, los participantes podrán elegir si recurrir todo el trayecto a pie, haciendo cada día seis horas de camino, o utilizar un helicóptero para llegar directamente al pico de la montaña. Eso sí, la vuelta será por el aire. En términos económicos, la experiencia tiene un precio de 4.700 euros (vuelos, alojamientos y comida) y el dinero será totalmente destinado a organizaciones de caridad.

"La dificultad más grande será la altitud, que afectará a todo el mundo", admite Sanjay Thakur, el chef indio que ya ha participado en otras competiciones gastronómicas como Bocuse d'Or y San Pellegrino Young Chef. "La facultad de distinguir los sabores disminuirá a lo largo del recorrido, así que plantearemos un menú compuesto de platos extraordinarios que aprecian la gastronomía local, donde dominarán las especias", declara Thakur.

Una vivencia culinaria diferente, no hay duda. No todos los días se tiene la posibilidad de disfrutar de una cena que puede entrar en el Libro Guinness. Eso sí, la idea es original, pero no nueva. En 2016, la ex chef Former Noma puso en marcha la misma aventura, aunque no se le reconoció el récord. ¿Habrá suerte ahora?

Fuente: http://www.elmundo.es/viajes/asia/2018/05/16/5af306e3268e3e7a028b45a2.html