El restaurante- granja de La Ruchotte ofrece una experiencia gastronómica única con producto del día. Por eso, en La Jamonería de la Quinta, con tienda online en ibericodirecto.com, te contamos todo acerca de esta peculiar granja-restaurante.
"Un chef, una granja, un huerto, en el corazón del bosque en Borgoña", proclama la web de La Ferme de la Ruchotte, ese ignoto templo gastronómico a 16 kilómetros de Beaune, al que todo fanático de la cocina avícola debería peregrinar una vez en la vida. La Ruchotte no sale en las guías, ni Eva y Frédéric Ménager van a congresos. Lo suyo es una vocación casi monacal, donde el exigente trabajo de la granja marca las fechas de apertura del restaurante. Nuestra primera visita fue como volver a La Chassagnette, Els Casals, Fäviken o Blue Hill at Stone Barns. Sitios insólitos donde todo se relativiza. En la segunda, nos fijamos más en los detalles convencionales: en la trayectoria de Fred, cocinero-granjero barbudo y tatuado, formado con Chapel y Gagnaire; en el primoroso comedor que regenta Eva, con sus porcelanas y muebles de época, dignos de un relato de Jane Austen; en esa propiedad escondida donde crecen alegremente verduras bio, cerdos, pollos y pavos de razas casi extintas... Y en ese menú innegociable, de alta escuela coquinaria, que cambia según la inspiración del patrón y la matanza del día. Vayan con tiempo porque es fácil extraviarse en el bosque y aquí no se admiten bromas con el horario. Beban borgoña y echen la tarde recorriendo cercados y sembrados. Ya no quedan sitios así.