Entre los aficionados madrileños a la gastronomía (exótica y peculiar, para más datos), el restaurante Soy Kitchen, ubicado justo enfrente del Mercado de los Mostenses y dirigido por Yong Ping Zhang, más conocido como Julio Zhang, era un secreto a voces. Por eso, en La Jamonería de la Quinta, con tienda online en ibericodirecto.com, te contamos acerca de esta taberna que funciona como barra y que destaca por su novedosa carta de 'dumplings' y 'baos', donde podrás disfrutar de los mejores aperitivos chinos. Un humilde comedor chino con toques fusión construido en el piso de arriba de un bar de barrio de toda la vida que enseguida se quedó pequeño. Por eso, a principios de este año se trasladó a Chamberí (en el local original se instaló Lamian, una taberna ramen también gestionada por Zhang), a un espacio mucho más moderno y elegante donde, además, funciona una barra de estilo industrial con capacidad para 20 comensales que acaba de inaugurar una insólita carta de dumplings y baos. La idea se inspira en una tradición cantonesa que aquí han llamado el momento dim sum: consiste en disfrutar a media mañana (o a media tarde) de pequeñas empanadillas al vapor que se sirven con guarniciones que refresquen o acompañen al bocado principal. Sin ser demasiado extensa, esta oferta resulta más que suficiente. Por ejemplo, las gyozas de gamba y carne de cerdo ahumada con sardinas; el yiang lou chiao de cordero con zanahoria, pimienta de Sichuán y vinagreta de soja con espárrago blanco y cebolla roja; el xiao long bao de caldo de panceta de cerdo y jengibre con berenjena y cebolleta marinadas; el mochi de rabo de toro, su caldo y pimienta de Sichuán con navaja; el ping, relleno de carne de cerdo, cebollino chino y bambú, o el moku bao, de seta shiitake, aceite de sésamo y sésamo de ciruelas, con tirabeque y polvo de boletus. Cada propuesta incluye un par de estas exóticas empanadillas y todos los días el chef sugiere una receta fuera de carta. Para acompañar, una buena recopilación de vinos de Jerez (manzanilla, fino, oloroso, palo cortado...), alguna cerveza japonesa (Sapporo, Asahi), una correcta selección de vinos nacionales por copas y la apabullante oferta de cócteles, muchos de ellos creados en exclusiva para el espacio, como el Sake Sour (con sake, shisho, zumo de limón y clara de hueco, se trata de la versión asiática del peruano pisco sour).